Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

Es seguro acercar a los niños a la puerta con RiveMove

La seguridad de los más pequeños en los vehículos es un tema muy importante y que en ocasiones resulta un quebradero de cabeza para los padres debido al desconocimiento y mala información sobre algunos temas. Una de las preguntas que puedan tener algunos de los usuarios es si es o no seguro acercar el Sistema de Retención Infantil a la puerta. Nuestra respuesta es totalmente afirmativa. Como mínimo, no es menos seguro que dejarlo separado de las mismas. 

Es seguro acercar a los niños porque limitamos el efecto giro

El hecho de acercar las sillas a las puertas de los vehículos reduce en gran medida el efecto giro y hace coincidir la desaceleración de la cabeza del niño con la del vehículo. Antes de explicar más, debemos entender bien que es el llamado ‘efecto giro’.

Ante un impacto lateral de un coche contra nuestro vehículo se pone en juego un sistema de fuerzas sobre nuestro vehículo. Así, la fuerza resultante que se produce en el choque será transmitida al Sistema de Retención Infantil a través de los anclajes del vehículo (isofix, isoclic y cinturón de seguridad o solo cinturón de seguridad). Esta fuerza generará a su vez un momento que hará que se produzca una rotación de la silla. De esta forma, la parte opuesta al isofix del Sistema de Retención Infantil tenderá a acercarse bruscamente hacia la puerta. Sumado al momento que sufre la silla, hay que tener en cuenta que dentro de la silla hay un bebé, en el caso de los ensayos un muñeco de pruebas, que también va a tender a desplazarse hacia el impacto y que lo va a hacer en función de múltiples factores, como la tensión del arnés o cinturón de seguridad, pudiendo provocarse incluso el choque de la cabeza del niño contra la puerta o la ventana, como acredita el estudio internacional:  Identification of head injury mechanisms of a child occupant in a child restraint system based on side impact tests. National Traffic Safety and Environment Laboratory, Japan, 2011.

Para ayudarle a comprender este fenómeno se lo explicamos de forma esquemática:

1. El coche sufre el impacto y se transmite una fuerza hacia el vehículo.

Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

2. Esta fuerza se transmite en la misma dirección y sentido al Sistema de Retención Infantil por medio de los anclajes ISOFIX.

Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

3. Esta fuerza genera un momento sobre la silla de magnitud igual a esa fuerza por la distancia al centro de gravedad del conjunto de la silla y el niño. De esta forma la silla gira hacia la puerta.

Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

El siguiente paso es explicar cuál es una de las ventajas de acercar la silla hacia la puerta.

La ventaja de esto es que en caso de choque este efecto se reduciría en gran medida, ya que la propia puerta hará de tope reduciendo el momento que afecta al Sistema de Retención Infantil.

El razonamiento en este caso es similar al anterior, salvo porque el Sistema de Retención Infantil se ve afectado por una fuerza más.

1. El coche sufre un impacto y de la misma forma que antes se transmite una fuerza hacia el vehículo.

Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

2. Se transmite esta fuerza mediante los anclajes al Sistema de Retención Infantil y este comienza a girar gracias al momento generado. Ese momento, de la misma forma que se ha explicado anteriormente, tiene una magnitud igual a la fuerza ejercida por la distancia al centro de masas del conjunto del sistema y el niño.

Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

3. En dicha rotación, llegará un instante en el que el sistema entre en contacto con la puerta gracias a la cercanía entre ambas. Entonces se generará una nueva fuerza y por tanto un nuevo momento de sentido contrario al anterior que impedirá que la silla siga rotando. De esta forma el ‘efecto giro’ se verá reducido notablemente.

Acercar a los niños hacia las puertas ¿es seguro?

El ya explicado, de forma coloquial, efecto giro, no es algo nuevo en la industria y mucho menos en la industria de los Sistemas de Retención Infantil, donde ya hace años una prestigiosa marca noruega implementó un sistema que también limitaba el llamado efecto giro en impactos laterales y para muestra un botón: besafe.es

Es seguro acercar a los niños porque hace coincidir las desaceleraciones

Además, como hemos explicado al principio del post, acercando el Sistema de Retención Infantil conseguimos hacer coincidir la desaceleración de la cabeza del niño con la desaceleración del vehículo.

Si tenemos un vehículo que se desplaza a una velocidad constante y de repente sufre un impacto, el automóvil comenzará a reducir su velocidad hasta quedarse completamente en reposo. La forma en que esta velocidad se ve reducida depende del tipo de vehículo, su estructura, y otras muchas condiciones.

El ocupante que se encuentra en el interior del vehículo, sin embargo, seguirá su movimiento hasta que se ve retenido por el cinturón o por elementos como el airbag del vehículo. En este momento la velocidad comienza a reducirse hasta que llega un punto en el que lo hace a una desaceleración igual a la del vehículo.

Por tanto, cuanto más cerca esté el elemento que retiene al usuario del vehículo, menos tiempo tardará en hacer coincidir la desaceleración de la cabeza del niño con la del automóvil.

Algo muy similar sucede en un impacto lateral. En los ensayos se lanza la silla a una velocidad constante hasta que se encuentra con un sistema que lo frena. De esta forma, el usuario que está en la silla continúa su movimiento hasta que se ve retenido por el cinturón y los laterales de la propia silla. En este momento, el cuerpo del niño comienza a frenarse hasta que la desaceleración sea la misma que el vehículo.

Cuanto antes se retenga al niño, menor será el tiempo que pase hasta que el usuario logra desacelerarse a la vez que el automóvil.

Una vez más no somos los primeros en acompasar las desaceleraciones para mejorar los valores biomecánicos, que es la forma científica de medir el daño en el cuerpo humano de un accidente vial. Casi la totalidad de los fabricantes de sillas de auto tienen accesorios que anticipan el contacto de la silla y la puerta:

“La función de estos elementos no es tanto la de amortiguar el golpe que nos sugiere el concepto de “almohadilla”, como la de acercar el punto de impacto entre la silla y la puerta del automóvil”. Matias Masso.

Este fenómeno tampoco es algo reciente dado que lleva unos siete años instaurándose de forma lenta pero segura en los distintos modelos de Sistema de Retención Infantil.

Por la seguridad de los más pequeños

Anticipar el impacto para hacer coincidir la desaceleración tampoco es algo nuevo, como ya hemos comentado poniendo ejemplos ajenos a RiveMove. Este efecto giro conlleva numerosas consecuencias para el usuario del sistema de retención. El niño puede ser desplazado fuera del habitáculo de seguridad incluso permitiendo que la cabeza del niño pueda chocar con la ventana del vehículo.

Tal y como hemos dicho, con la tecnología RiveMove es posible reducir este efecto y sus posibles consecuencias, también es posible anticipar el impacto. Además de este motivo, hay muchos otros por los que RiveMove es seguro y recomendable.

El dispositivo en combinación con el Sistema de Retención Infantil absorbe mayor cantidad de energía del impacto que si solo colocásemos la silla. Esto se puede conseguir adelantando el impacto y, sobre todo, absorbiendo una parte de la energía que hay en juego mediante un gran trabajo de ingeniería mecánica.

Tal y como podemos ver en la siguiente gráfica correspondiente a uno de los ensayos realizados, el pico de desaceleración es menor en magnitud y se alarga más en el tiempo. De esta forma, la fuerza recibida por el niño es menor y está más repartida en el tiempo.

La capacidad de absorber energía que tiene RiveMove es algo que hasta la fecha no hemos encontrado en fabricantes de Sistemas de Retención Infantil, pero sí en el mundo de la automoción, donde la mayoría de los sistemas de seguridad pasiva que montan nuestros vehículos se basan en deformación controlada de partes del vehículo.

Realmente ante un impacto lateral todas las sillas con isofix o similar absorben energía por deformación del acero que une la pinza y el chasis de la silla, lo que no hemos encontrado es que esa absorción de energía sea controlada, como sí lo es, por ejemplo, en la deformación de un paragolpes o de un sub-chasis de vehículo.

RiveMove es seguro para los adultos. Latigazo cervical

Sin embargo, RiveMove además de traer ventajas para los menores, también las aporta a los adultos. En la mayoría de los casos en los que instalamos dos sillas en la parte trasera del vehículo, la plaza central del mismo queda prácticamente anulada. Esto obliga al ocupante de dicho habitáculo a viajar incómodo y poniendo en riesgo su integridad, dado que no puede colocar bien su espalda.

Esta situación obliga al adulto a sentarse con la espalda despegada del asiento, aumentando su riesgo de sufrir latigazo cervical. Ante un impacto frontal a cualquier velocidad el cuerpo es sometido a un desplazamiento hasta ser retenido por el cinturón de seguridad. En este momento, el cuerpo retrocede encontrándose con las sillas de seguridad que lo frenan antes de llegar al respaldo del asiento.

Nuestro dispositivo posibilita recuperar en estos casos hasta 14 centímetros de plaza, evitándose situaciones como estas y permitiendo al adulto viajar en una posición óptima tanto para el cinturón de seguridad como para el reposacabezas.

Dónde estamos

Av. Los Leones 220, Oficina 906.
Providencia Santiago
Horario oficina
Lunes-viernes: 8:30 a 14:00 / 15:00 a 18:30

Contacta con nosotros

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
222 322 654